Narcotráfico

Tráfico de drogas

De un modo sencillo, podemos definir el tráfico de drogas como la actividad que promueve la difusión de la sustancia prohibida, sea o no para usos recreativos. La facilitación a terceras personas de sustancias ilegales se tipifica como delito contra la salud pública, y dentro de este concepto, como delito de tráfico de drogas.

Conviene también indicar que pueden diferenciarse dos tipos de acciones en este sentido, por un lado, las de las personas que directamente están involucradas en la comercialización de estas sustancias y aquellos otros individuos que, de una manera indirecta, facilitan el consumo.

Por ejemplo, esta última categoría englobaría a las personas que facilitan información sobre dónde puede conseguirse la droga, la transportan o promueven su consumo sin que sean directamente partícipes de su elaboración y manipulación.

También se dan casos de personas que son acusadas de tráfico de drogas sin que en realidad, durante la comisión del acto, supieran lo que realmente estaban haciendo. El dolo supone la intención y la certeza sobre el acto realizado.

Si una persona ha sido engañada para transportar o entregar droga, la situación cambia, o debería cambiar... sin embargo, no resulta tan fácil demostrarlo. Los abogados exclusivamente dedicados a Derecho Penal y tráfico de drogas conocen pormenorizadamente las normativas en este aspecto, y saben cómo actuar cuando el cliente ha sido injustamente acusado.

En el caso de que delito sea doloso, habrá que estudiar atenuantes y todo tipo de situaciones jurídicas y personales que libren al acusado de las penas más graves.

Muchos de los criterios utilizados para valorar este tipo de acciones, se recogen en sentencias del Tribunal Supremo.

Por cierto que la jurisprudencia tiene mucho que ver con este ámbito, ya que ciertas sentencias de juicios celebrados han sentado precedentes a los que pueden asirse los abogados especialistas en delitos contra la salud pública.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE